Transforma el pan del día anterior en este postre clásico cubano. La combinación de las leches evaporada y condensada hace que este pudín de pan, relleno con frutas y almendras, sea muy cremoso y delicioso, ya sea servido tibio o frío.