Los mini croissant están tan riquísimos que hemos vuelto a repetir, pero está vez mas pequeñitos y bañados con azúcar, ideales para el café o té y la merienda.